Header AD

Vol 1. • Act XVI -16- •「Overgrowth Level」






Una auténtica mirada de confusión penetró al joven aprendiz de Rey demonio que devolvía las miradas girando lentamente la cabeza de un extremo al otro valorando la situación. Cuando alguien se dignó a romper el silencio, fue el que parecía el portavoz del grupo.

― ... ¿Cómo ha...?

Un hombre de avanzada edad y pelo corto, varias canas decoraban su cabello grisáceo haciendo un contraste de colores tenue y casi imperceptible. A pesar de parecer casi un anciano, sus poderosos músculos y su expresión seria podría provocar respeto a un buen número de personas solo con su presencia. Las ropas de todos eran exactamente iguales, túnicas de un verde apagado lleno de manchas y unas sandalias de madera muy básicas.

― Errr... ¡Ah! Tengo habilidades de sigilo, así que lancé una ilusión y escapé.

Yun pensó que lo mejor sería ocultar el alboroto ocurrido anteriormente aun que muy posiblemente no podría excusar el grito que lanzó en aquél momento en caso de que se lo preguntaran. Aún desconfiados, bajaron un poco las armas sin quitarle los ojos de encima.

― Ya veo... Discúlpenos por la pregunta, ¿pero podría enseñarnos su carta de estado?

― ¿Eh? Etto... Sí, claro. 「Tarjeta de estado」.

Bienvenido a tu Carta de estado, Yun Hamakawa
<Esclavo Yun Hamakawa>

Estadísticas básicas
Nivel: 3
Vida: 65/65
Mana: 7/22
Agilidad: 15
Fuerza: 10
Inteligencia: 23
Suerte: 1

Información
Nombre: Yun
Apellido/s: Hamakawa
Edad: 17 humanos.
Profesión: Vagabundo
Clase: Esclavo
Título: Esclavo
Maestría: Sin maestría

Habilidades
「Resistencia ígnea Lv. 1: 2/10」

La cara de Yun se tornó pálida al ver su propia carta de estado, no contó con que la habilidad de 「Sigilo」bloqueaba de forma pasiva la revelación de su auténtico estado a menos que utilizaran una「Poción de Ojo de Gato」o hechizos de Visión verdadera.

Alertados, alzaron sus armas contra Yun y le apuntaron con las lanzas a punto de cargar.

― ¡Nonononono! ¡Es un error! Tengo una habilidad de「Sigilo」por lo que no se puede ver mi auténtica carta de estado sin una「Poción de Ojo de Gato」, ¡creedme por favor!

― Bajad las armas.

Sentenció la joven que caminó unos pasos hacia el frente y se posicionó al lado de su padre, se destapó al fin la cara y mostró su auténtico rostro.

― "Hermosa."

― "Muy hermosa."

La chica ladeó la cabeza y extendió una mano hacia Yun, le posicionó un dedo en la frente y nombró una serie de palabras que él no pudo comprender correctamente mientras un aura de color lima se apoderaba de su delicada mano.

Su habilidad de「Idioma: General/Myriad」parecía tener algunas restricciones que impedían la comprensión de ciertos hechizos no relacionados con el idioma general de aquel mundo. Si pudo comprender el idioma humano, ¿aquél no era considerado un idioma general de Myriad?

El cerebro del joven aprendiz empezó a chispear pensando en esta pequeña teoría.

― "No soy capaz de comprender sus hechizos aún con la habilidad de「Comprensión de hechizos elementales」, las posibilidades de que sean una raza no derivada a la humana son increíblemente altas. También existe la posibilidad de que sea un hechizo no elemental, aun que tampoco sé lo que significa esto. Haaa... Debería haberme informado mejor de todo antes de aceptar la misión de esa pequeña bruja."

Cuando el aura desapareció, la chica puso una cara difícil de leer. Con un susurro, dejó escapar unas pequeñas palabras que fueron inaudibles para el resto.

― Existe...

― ¿Cómo dices?

― ¡Haaaa! N.. nada, no es nada. Bajad las armas, dice la verdad, no es un asesino real.

Una vez dada la orden, los elfos suspiraron y bajaron la guardia por fin. El aire tenso desapareció dejando una atmósfera de calma alrededor. Yun agradeció este pequeño gesto dado a que llevaba un día algo difícil de explicar y algo de tranquilidad era algo que no podía dejar pasar. Aun que aún dudaba de cómo funcionaba su habilidad de Sigilo, parecía que no le permitió ver los títulos de Yun, cosa que agradeció para evitar tener que explicar el significado del título "Rey Demonio".

"¡Tres hurras por la habilidad Sigilo y su utilidad!" pensó.

Cuando quiso darse cuenta, el hombre de avanzada edad estaba arrodillándose y pidiendo perdón con énfasis.

― Discúlpenos por haberle tratado con semejante descortesía.

― Haaa... No, no te preocupes, la verdad, es bastante común que me den este tipo de trato.

Yun sintió ganas de llorar, en menos de 48 horas había sido asesinado, vendido y utilizado. Realmente era una semana que no querría escribir en un diario.

Una vez el malentendido fue aclarado, el joven aprendiz tomó una pequeña roca como asiento y sacó el「Mendrugo de pan de durazno」que tenía en su cajón de objetos. Aún estaba tibio y olía maravillosamente, su estómago rugía con gran ímpetu por el pequeño mendrugo que esperaba a ser devorado.

Yun le dio un bocado y, tras tragar, preguntó algunas cosas al anciano.

― Seré directo, ¿quiénes sois y de qué estáis escapando?

― ¿Có... cómo dice?

― Está claro que no vivís por aquí, no veo que estéis familiarizados con este lugar, si así fuera, habríais prevenido el ataque de los lobos. Otros indicios son la clara desconfianza a los lugareños de por aquí, en este caso me incluiré como ejemplo. Si fuerais habitantes de este bosque o los alrededores, conoceríais la rutina de los guardias que pasan por los caminos de tierra principal gradualmente que llevan a la Ciudadela Dram y no os pondríais en guardia de una forma tan agresiva como he podido ver.

― ... Me impresiona su poder de deducción, señor Yun.

Yun también pensó por un momento cómo había adquirido semejante poder de deducción. Aun que en su mundo no era nadie que destacara por ninguna habilidad en absoluto, tenía una mente curiosa y era capaz de absorber con facilidad las explicaciones del profesor y libros. Se le ocurrió que el atributo de Intelecto no solo mejoraba la capacidad funcional del cerebro, si no que además le permitía usarlo con mayor precisión en momentos clave. Lo que no fue capaz de adivinar fue si también le ayudaría con el proceso de memorización.

Yun agradeció en el alma haber escuchado las conversaciones de Alice hace dos días, realmente pudo sacar información valiosa.

― Agradezco el cumplido, ¿podría recibir respuestas ahora?

El hombre abrió la boca y, aun que le costó expresar palabras, finalmente las escupió con dolor y resentimiento en ellas.

― Somos exiliados.

― ¿Exiliados? ¿De dónde?

― Somos la anterior familia real exiliada del trono.

― ¿...familia real? Creo que me he perdido algo, ¿sois entonces los anteriores gobernantes del reino de los demonios?

Yun no tenía intención de faltar a nadie, su poca información sobre este mundo no abarcaba la existencia de tres facciones y no dos cometiendo el error de confundir la facción demoníaca con la démica.

― ¡¿Cómo osáis insultarnos así?!

― ¡P... perdón! No sé mucho acerca del mundo en general, sufro de amnesia e intento recuperar mi memoria gradualmente.

― Aún así, ¡es de sentido común! ¡¿A caso puedes ver cuernos en mi cabeza o una cola en mi espalda?!

― ... No... ¿supongo?

El anciano se puso la mano en el rostro con desesperación, era como explicarle los colores a un recién nacido.

― Las tres grandes facciones lideran este mundo. Los dominios del Oeste están custodiados por la facción humana, la cuál tiene a los reinos de Iris como principal reino capital.

― ¿Reino capital? Había oído de capitales, ¿pero un reino entero puede ser una capital?

― Debido a que hay distinciones en la raza, no todos se sienten cómodos viviendo entre ellos. Por ejemplo, hasta donde sé, la raza gnómica es algo más pacífica que la enana, pero entre sí ambos se llevan bastante mal.

"Hun hun" asintió Yun exageradamente.

― En los reinos del Norte están los dominios a los que pertenezco, la raza démica. Allí puedes encontrar razas élficas, humanos salvajes y criaturas místicas.

― Eh... ¿Humanos salvajes?

― Bueno, prefieren que les llamen "hombres animal", son variaciones de animales en un cuerpo humano. Los reinos humanos desprecian su existencia creyendo que son una herejía y que su existencia es un pecado en contra de la creación del dios principal.

― E... eso quiere decir... ¿Hay chicas con orejas de gato?

― Eh.. Bueno, también las hay, ¿a qué se debe esa pregunta tan repentina?

― Por nada, por nada, por favor continúa.

En su interior, Yun saltó de alegría.

― "¿Qué hago que no estoy viviendo allí? ¡Mujeres con orejas de gato! ¡Mi sueño se ha cumplido! ¡Gracias Gaemi!" - decía para sí mismo con exaltación.

― Los reinos del este están dominados por la raza demoníaca. Aun que puedan ser algo más extraños, son una variación más extrema de la raza démica. Son bastante astutos en su mayoría y, lejos de lo que piensan los humanos, son muy pacíficos.

― ¿Demonios pacíficos?

― La raza démica y la demoníaca tienen ciertos tratados de paz que mantienen neutrales nuestras relaciones, así que es posible para nosotros comerciar en sus reinos sin peligro a iniciar problemas de tipo diplomático.

El joven aprendiz de Rey demonio dejó caer los hombros, todo era demasiado molesto y complejo como para poder asimilarlo en aquél mismo momento.

― ¿Y qué hay al Sur?

― ... Razas exiliadas.

― ¿Exiliadas? Creo que puedo entender el significado, pero no es muy descriptivo...

― No es posible llegar a esos dominios dado a que los tres grandes bloquearon su acceso con un hechizo de sello eterno.

― Me he perdido...

― Perdón, olvidaba que el sentido común del joven no está en su momento más álgido.

Yun notó algo de hostilidad en su voz, pero lo dejó pasar.

― Los tres grandes fueron los líderes de los dominios humanos, démicos y demoníacos. Según la leyenda, el Héroe, el Gran druida y el Rey Demonio unieron una vez sus fuerzas ante lo que sería la destrucción absoluta del mundo tal y como lo conocíamos. Usaron todo su poder y drenaron su propia vida en levantar un muro mágico que repelía todo tipo de existencias de acceder o salir de allí. Nadie sabe qué hay al otro lado, los únicos que sabían qué habitaba al otro lado fueron los tres grandes líderes que fallecieron usándose como sacrificio para evitar que las razas exiliadas salieran de allí.

― ¿...Cuánto hace de eso...?

― No se sabe, es una leyenda que pasa de generación en generación. Lo único que no es una leyenda es el muro y que los tres grandes líderes participaron en su creación.

Yun terminó su comida y juntó sus manos dando gracias por los alimentos.

― ¿Sabéis algo acerca de unos ataques ocurridos en la primera muralla de defensa de la Ciudadela?

El hombre frunció el ceño y casi con asco respondió.

― Pedimos ayuda y nos rechazaron... Aun que no se lo crea, la princesa del reino humano y nosotros teníamos una relación de amistad muy cerrada. Ambas princesas se conocían de antes.

― ¿Y no os dejaron pasar?

― Intentamos colarnos de noche, hipnotizamos a los guardias e intentamos entrar. Luego unos aldeanos trataron de atacarnos y nos defendimos.

― Hm...

En su mente, Yun ya había conectado parte de la historia, pero ¿por qué mentirían los agricultores? Se le escapaba algo.

― ¿Y a dónde os dirigís ahora a todo esto? Si vuestra historia es verídica, no podéis volver a vuestro reino y tampoco parece que os vayan a dejar entrar.

Claramente, si les decía que él había sido enviado para encargarse de la situación estaría en un problema cruzado. El problema se agrava cuando tu única arma es una Espada de madera ya que la de cobre se rompió durante su batalla con el mínimo.

― ...

Yun negó con la cabeza.

― "Me arrepentiré eternamente de esto, estoy seguro."

― Os ayudaré a enviarle un mensaje a la princesa. No puedo prometeros que entraréis, pero sí os prometo que recibirá vuestro mensaje.

― ¿Cómo está tan seguro de que lo leerá?

― Haa... Os he escondido un pequeño detalle.

― ¿Un detalle?

― Ella es mi ama.

El anciano le miró con una ceja levantada y abrió la boca con sorpresa. Sera solo observaba la escena y no decía nada, ocasionalmente dejando algún gesto de sorpresa por sus delicados y rojos labios que se intercalaban con respiraciones largas.

― ¡¿Es usted su esclavo?!

Yun decidió sincerarse un poco con aquella gente, si todo lo que le habían dicho era verdad, no podía ni imaginarse qué atrocidades podrían haber ocurrido durante un destronamiento real.

― Algo así, estuve investigando el suceso que ocurrió en el primer muro de defensa de la ciudadela.

― ¿¿Nos ayudará señor Yun...??

El hombre sonrió por primera vez ante el joven aprendiz de Rey Demonio. Éste suspiró dejando una pequeña sonrisa que afirmaba los hechos. Sera le cogió ambas manos con fuerza y lo miró sonriente agradeciéndoselo, por un momento el resuello de Yun se cortó. Jamás una chica le había cogido las manos y desde luego, tampoco le habían dedicado una sonrisa tan increíblemente bonita como aquella.

― "Además, aún tengo que saber algunas cosas acerca del ataque. Alguien encubre algo y pienso descubrir qué es."



― Notas del autor ― 
Hola! Te-hee~☆ ♡♡ Buenas chicos, debido a que el anterior acto fue algo difícil de comprender (y es en parte culpa mía), buscaré en los próximos días ayuda para poder hacer el texto más comprensible. Aquí intenté hacerlo más descriptivo, espero que os guste!
¡Nos vemos en Myriad!




― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
« Acto XVVolúmenesActo XVII »
― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
Vol 1. • Act XVI -16- •「Overgrowth Level」 Vol 1. • Act XVI -16- •「Overgrowth Level」 Reviewed by Irizu-san on 17:27 Rating: 5

12 comentarios

¡Yahooo~☆! Agradezco mucho tu comentario~♡♡ Todos son leídos y contestados en menos de 1 día, Te-hee~☆ ♡♡

Post AD