Header AD

Vol 1. • Act XXI -21- •「Overgrowth Level」




La mañana llegó tan rápidamente como se le permitió, las luces del alba se colaban a través de los pequeños ventanales que yacían decorando las paredes de la alcoba de Yukia. Aquella noche tuvo algunas dificultades para conciliar el sueño debido a sentimientos contradictorios entre sus acciones y sus reacciones morales.

Se levantó ondeando su corto cabello al compás de cada movimiento arqueando la espalda estirándose en el proceso. Después del alboroto de la noche anterior, sería necesario explicar todo lo sucedido y destacar que el culpable ya había sido penado por ello.

Estaba más que claro que muchos pedirían su decapitación por semejantes actos, pero pensó que podría convencerlos si había sido todo debido a la suma de información que reunía sobre el caso de las zonas agrícolas. En cualquiera de los casos, habían asuntos algo más urgentes que atender por el momento.

Tras acompañar la mirada en un surtido de frutas con una forma muy parecidas a un melocotón con un sabor tan suave como una manzana madura, escogió una de un tamaño pequeño y se la llevó a los labios dándole el primer mordisco.

Media hora después, sus pequeños tacones resonaban con un eco muy puntual por los calabozos de palacio, mientras solo un alma viva los mantenía custodiados como un preso.

Deslizó sus dedos por los barrotes de varias celdas buscando la correcta, por algún motivo ella no recibía la descarga tan puntual que impedía a Yun tocarlos. Cuando encontró la correcta, se detuvo y observó la escena.

Encadenado a una pared por ambas manos y con el torso desnudo, su espalda daba la bienvenida a todo aquél que quisiera entrar allí. Los latigazos habían deformado la apariencia bien formada y juvenil de Yun, dejando en su lugar cicatrices que si bien no estaban tratadas, iban cerrándose a un ritmo muy lento pero seguro.

Esto es debido a que el látigo que utilizaron está creado especialmente para torturas de un nivel más alto que la media. En sí, los efectos del arma añaden daño de sangrado gradual que no desaparece a menos que sea tratado por un sacerdote o un experto en artes mágicas sanadoras como un clérigo. A su vez, el arma incluía un efecto de regeneración de bajo nivel que impedía a la persona torturada morir por los sangrados mientras aún sufría todos los daños.

Las paredes habían sido teñidas de salpicaduras de sangre producto del zarandeo del látigo en su espalda, el suelo no era más que un charco seco del mismo fluido. Por un momento, Yukia tuvo serias dificultades para mirar aquella escena. Ya había torturado anteriormente y con peores sistemas, pero si lo que Sera le había contado la noche anterior era cierto, él había sido castigado por salvarle la vida a ésta.

Justo cuando iba a decir algo, Yun se adelantó.

― Hah... Bue.. nos días. ¿Venís... para continuar?

Lo que el joven aprendiz no sabía es que detrás de él no estaban los guardias encargados de su tortura, si no Yukia.

― Te equivocas.

― Vaya... No pensé que... vendrías.

Abrió las puertas posando su delicada mano en el cerrojo de la puerta, la cuál se abrió con un chirriante ruido. Al entrar, pudo notar el hedor del cadáver que hacía dos días había estado allí. En un rincón se podían ver los mendrugos de pan de lo que habría sido su cena de ayer si el castigo no hubiera sido impuesto.

― Venía a cerciorarme de... algunas cosas.

― S.. upongo que no... es a ver qué... tal estoy.

― ¿Descubriste algo acerca del ataque hacia la zona agrícola de la ciudadela?

― E... stoy bien, gr... acias.

― Deja de hacer el tonto y responde...

― U... no de los guardias e... staba siendo usado po... por la federación.

Una amarga expresión cruzó su rostro por unos instantes.

― ¿Dónde está?

― A... hora mismo e... stará l... ibre. To... mé medidas pa... ra poder ha... cerme con su información...

― Bien. Hay una última cosa que quiero preguntar.

La princesa tragó saliva dejando un pequeño espacio de tiempo entre la sentencia y la pregunta, después de suspirar preguntó sin rodeos.

― ¿Por qué no dejaste que Sera excusara tus actos? Podrías haber evitado todo esto.

Yun no era idiota, sabía que en el momento en que él quedara impune todas las miradas serían fijadas en la princesa de mal carácter. Aun que le hubieran torturado de todas formas, cualquier tortura habría sido pequeña por el favor de haber colaborado en su rescate. Habiendo callado a Sera de que hablara a su favor consiguió que todo siguiera por su camino normal, todos pensarían que él era un esclavo que desobedeció totalmente las órdenes de su maestra.

A pesar de que él dijo claramente en el trono que ayudó, jamás dijo que formó parte en el rescate y su salvación, así que podía ser interpretado a placer del que lo oyera.

― ¿Qui... én sabe...?

Por primera vez en mucho tiempo, una sonrisa despreocupada surgió de los labios de la pequeña princesa. No se necesitaron palabras para entender la situación, ella sabía perfectamente que aquél acto la libró de algunos problemas adicionales a los que ya cargaba.

― Lo siento... por todo.

Susurró esto mientras salía caminando a través del marco de la celda y dejando atrás al joven que seguía sufriendo los efectos del látigo en sus carnes.

Yun esbozó una sonrisa cansada.

― No ha... sido un desperdicio al... fin y al cabo.

• • •

Un salón de unas dimensiones monstruosamente grandes formaban la alcoba de invitados que contenía un instrumento parecido a un piano, cuatro grandes ventanales que se extendían en la pared que encaraba uno de los torreones del palacio. Las cortinas rojas como los rubíes brillaban con fuerza debido a los bordados metálicos. El suelo formado a partir de un tipo de baldosa emulaba a la perfección un tipo de cerámica fina con la dureza del metal mientras que el techo no era si no un amasijo de lámparas de araña distribuidas en conjuntos de a dos a lo ancho de toda la habitación.

A pesar del lujo que sostenía la alcoba en sí, los muebles no destacaban tanto siendo muebles simples de madera tratada con algún tipo de químico que mantenía el brillo. Podría ser lo que en el mundo de Yun llamaban como barniz.

En una cama de matrimonio enorme, sentadas podían verse a las dos princesas hablando entre sí muy animadamente poniéndose al tanto de todo lo que se habían perdido durante casi seis años sin verse.

― Hacía mucho tiempo que no hablábamos. La verdad es que no has cambiado nada, ¡sigues siendo la misma chica infantil que cuando nos separamos!

― Muuu... No digas eso Yukia. A diferencia de ti, algunas hemos tenido algunas dificultades más allá de los muros de palacio.

Sera sacó la lengua, casi como si su problema de exilio fuera una preocupación al mismo nivel de qué tipo de ropa se pondría para mañana.

― Siento tocar este tema pero, ¿estará bien tu madre...?

― Ah no, no te preocupes... Sí, aun que fuéramos exiliados, nos trataron muy bien... Quiero decir, a pesar de que nos quisieran vender...

El tema hizo que la chica démica intentara mostrar una expresión de despreocupación acariciándose la nuca.

― Te prometo que encontraremos la forma de sacarla de allí. De momento, todos tendrían que descansar, y tú estás incluida en ese conjunto.

Sera intentó hablar de algo, pero siempre que quería hablar, sus propias palabras atropellaban su gentil lengua impidiendo que las palabras formaran oraciones complejas.

Finalmente, lo consiguió.

― ¿Qué... pasó con el... chico de antes?

En sus ojos se podía notar la preocupación del momento. Su salvador había sido mandado a torturar por desacato, así que en parte pensó que era culpa suya.

― Bueno, está bien si es a lo que te refieres. Desacató mis normas y recibió un castigo. No debes preocuparte, no tiene nada que ver contigo.

― Aún así...

Yukia le puso la mano en la cabeza y la acarició, como en aquellos tiempos, este acto la relajaba y como si fuera una niña pequeña bajaba la cabeza.

― Sigues siendo igual que entonces, es un alivio pensar que no todos han cambiado en estos años.

― Tú en cambio... Eres más seria... Me sorprendió verte tan cambiada... ¿Es a causa de que heredarás el trono pronto...?

Yukia dejó de acariciarla y en su lugar le dio un pequeño golpe amistoso en la cabeza. Sera gimió por el golpe y se tocó la cabeza.

― ¡Waaaaa...! ¿Porquéééé...?

― Idiota. Todos cambiamos de una forma u otra. No tiene nada que ver con mi posición.

Y después de un corto silencio, ambas explotaron entre risas.

• • •

Una figura se alzó al lado del cuerpo magullado de Yun mientras suspiraba con fuerza. Klar miró la escena con indignación.

― {Maestro, es ridículo. ¿Por qué se humilla tanto? Con sus estadísticas de fuerza podría romper tranquilamente el muro, incluso pedírmelo a mí.}

― "Sé que podría. Pero necesito información y dudo que la tengan ahora mismo, dejaré que se encarguen de ese tema tan espinoso y obtengan para mí el fragmento del códice.}

Klar entornó sus brillantes cuencas de ojos.

― {¿Por qué Maestro desea el códice?}

― "Digamos que tengo una cuenta pendiente. ¿Qué pudiste sacar de su memoria recuperada?"

― {¿Habla Maestro del hombre que me pidió observar? Parece que federación le contacta a través de aventurero en gremio. No comprendí bien porqué hablan de mazmorra llamada Giwa.}

― "Gremio de aventureros... Suena estupendamente bien."

― {¿Qué planea Maestro?}

Yun sonrió mostrando todos sus dientes.

― "Planeo cambiar de trabajo."



― Notas del autor ―
Hola! Te-hee~☆ ♡♡ A ver, tengo 2 cosas que decir. La primera es que el acto es más corto porque los siguientes serán algo más largos, este es un medio acto de paso, disculpad :P
Lo segundo, originalmente este acto iba a publicarse automáticamente hace ya unas cuantas horas, pero como soy un genio lo tenía configurado para mañana, gracias por el aviso por Facebook sobre que el capítulo no había salido!
¡Nos vemos en Myriad!



― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
« Acto XXVolúmenesActo XXII »
― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
Vol 1. • Act XXI -21- •「Overgrowth Level」 Vol 1. • Act XXI -21- •「Overgrowth Level」 Reviewed by Irizu-san on 17:17 Rating: 5

9 comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias, utilizo tus consejos muy bien, agradecido por ellos :P

      Eliminar
  2. Gracias por el cap! sigo esperando que ya deje de ser un esclavo e_e no me gusta cuando se humillan por querer :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso la humillación tiene un sentido lógico, pero sí, a mí también me da cosa cuando se les humilla xD

      Eliminar

¡Yahooo~☆! Agradezco mucho tu comentario~♡♡ Todos son leídos y contestados en menos de 1 día, Te-hee~☆ ♡♡

Post AD