Header AD

Vol 1. • Act XXX -30- •「Overgrowth Level」






ACTO XXX: CITA
<Acto número 30, volumen número 1>

Yun miraba al centro sin desviar la vista aun que su interior le pedía a gritos girarse para contemplar aquella belleza que le acompañaba aun siendo por un período de tiempo corto. Tragó saliva y mientras caminaban por la calle principal algo menos transitada de lo habitual debido a que la mayoría de gente estaba aún comiendo, alzó un poco la voz.

― T-te queda bien esa ropa.

― Ha... Etto... S-sí, gracias. No tengo muchas más debido a que no estoy acostumbrada a salir de la posada. Las calles no son seguras ni siquiera a plena luz del día para la gente como yo.

― ¿Gente como tú? La verdad es que por el momento sois los más amables que he conocido.

Yun suspiró para sí mismo recordando todos los acontecimientos pasados. Era horrible cómo había decaído su vida en menos de una semana y el solo hecho de pensarlo le provocaban unas ganas horribles de llorar.

― ¿P-puedo preguntar algo?

― ¿Ha? Sí claro, adelante.

Los pasos de Emi se detuvieron mientras Yun avanzó ligeramente antes de darse cuenta de que su guía se había detenido, se giró para ver su rostro oculto. Cabizbaja y con un hilillo de voz, preguntó algo.

― ¿Cree que somos raros? ¿Monstruos?

Yun no dudó en responder con un tono cálido pero firme.

― Sí, sí lo creo.

La chica puso una expresión difícil de leer, cerró los ojos durante unos instantes y inhaló una bocanada de aire antes de que Yun siguiera con la frase.

― Yo también debo ser raro o incluso un monstruo para vosotros. Nada puede hacerse, todos tenemos miedo de lo que no conocemos, diría que es humano errar y equivocarse antes de aceptar lo que no comprendemos pero sería una tontería decirlo debido a que aun que tú no seas humana, no te transforma en lo que los demás creen que eres.

El joven aprendiz sabía que esas no eran las palabras que Emi quería oír, pero prefirió ir de frente y no endulzar realidades. La chica, lejos de la reacción que Yun esperaría, soltó una pequeña risotada aliviada y levantó el rostro como si nada hubiera sucedido retomando el ritmo de la caminata donde previamente la dejó.

― Gracias.

Yun esperó a que se situara a su lado para continuar caminando, siendo su guía era ella quien debía indicarle a dónde ir y no a la inversa.

― ¿Por qué?

― Por decir la verdad.

El ambiente se calmó y una atmósfera de calma y sosiego arropó a ambos mientras se dirigían a la primera ubicación a la que Yun pidió visitar. Quería quitarse aquellas ropas harapientas que tenía puestas y utilizar algo más cómodo. Quizás con suerte podría permitirse algún pareo adicional para los días especiales como festivos en caso de que aquél mundo los tuviera.

La ausencia de un calendario que él comprendiera le hacía perder la noción del tiempo que había gastado en aquél lugar, era por eso que requería algunos libros que le ayudaran a comprender mejor la situación del mundo. Primero buscaría algunos que fueran de educación básica y explicaran algo de lógica común como por ejemplo la distribución de los días, información sobre los gremios, libros sobre la historia desde su creación hasta quizás leyendas y lo más importante, información acerca del estado político de los tres continentes activos.

Si algo había aprendido de Yukia es que las relaciones diplomáticas pendían de un hilo cuando tocaban temas respectivos a otras razas. Por un momento lamentó que el conflicto de gente humillándose por el origen de su raza no solo se restringiera a su mundo y que se hubiera extrapolado incluso a Myriad.

Como si Emi hubiera podido leer la cara de Yun, tocó su hombro y lo meció muy levemente sacándolo de ese trance.

― ¿Está bien?

― ¡Ha..! S-sí, perdón. Pensaba en todo y nada a la vez, es bastante irónico que haya tenido que ser gente de otra raza la que me haya tratado con mayor amabilidad. Pensaba en lo diferente que es todo e-

― ¿Diferente con respecto a qué?

Se mantuvo callado unos segundos y carraspeó. No podía darle una referencia comparativa debido a que para ellos aquél era su única realidad.

― Perdóname, estaba divagando de nuevo.

Emi torció los labios sin comprender exactamente de qué hablaba Yun. Era todo un misterio para ella el cruce de sus pensamientos y quizás ese podía ser el motivo por el cuál se interesaba por lo que decía. Distinto a los demás, no le importó su raza y les trató como iguales aun que en ocasiones muy contadas tenía la sensación de que se perdía en un sentimiento único de soledad.

Los Dopplergangers pueden leer algunas características de la mente pero ni por asomo pueden acertar todos los aspectos de lo que estás pensando. Cosas como lo que está pensando alguien o sus recuerdos no pueden ser interpretados teniendo sus limitaciones en ciertos aspectos como su estado de ánimo y sus gustos personales.

Emi podía notarlo con sólo mirarle el rostro, no era necesario usar su habilidad para saber que en lo más profundo de su alma, gritaba y luchaba contra sí mismo por decir algo que no era capaz de afrontar. Énfasis podría calmar al usuario, pero jamás suprimiría los sentimientos que se ocultaron en su interior como una caja de pandora a la espera de ser abierta.

― No se preocupe.

― ¿Puedo pedirte un favor, Emi?

Curiosa, Emi ladeó la cabeza y miró al joven que estaba a su lado asintiendo en el proceso.

― ¿Puedes dejar de hablarme tan formalmente?

― ¡¿Ha?! ¡N-no puedo, definitivamente no!

― ¿Algún motivo en concreto? ¿Es una falta de educación quizás?

― Principalmente sí pero...

― No creo que me moleste, de donde yo vengo es símbolo de confianza.

Emi tragó saliva y suspiró derrotada.

― Como quieras.

― Gracias, realmente aprecio ese pequeño gesto más de lo que crees.

Y con esta pequeña conversación cerrada, la pareja caminó hasta el final de la calle principal que les guiaba a una plaza circular desviándose en otros 3 caminos situados en diagonal. El centro de la plaza tenía una estátua de una persona que a Yun le parecía conocido, pero no cayó en quién y lo dejó estar por el momento.

― Bien, ¿dónde querías ir primero?

― Primero me gustaría comprar ropa nueva. Llevo esta desde que tengo memoria y la verdad, empieza a disgustarme.

― Hum... Entonces iremos a ver a Raive, no conozco tienda más asequible y fiable pero...

― ¿Pero?

― Está regentada por un amigo de mi padre, es algo excéntrico con respecto a los humanos.

― ¿Por qué hay gente de otra raza viviendo con humanos si sus relaciones son tan malas?

― Porque aún creemos que no todos los humanos son malos. Serán arrogantes, crueles y avariciosos pero, de vez en cuando, aparece un diamante que brilla entre los demás por ser la excepción. Queremos creer que las relaciones mejorarán y tendremos un trato ecuánime.

Giraron en la plaza y tomaron la primera desviación a la derecha entrando en un barrio que se estrechaba casi a la mitad de la calle principal. Los edificios estaban bastante más malogrados y el suelo agrietado. Las rocas habían enmohecido en su mayoría y los tejados tenían roturas permitiendo a la lluvia acceder dentro de las casas dejando, en el mejor de los casos, el segundo piso de éstos lleno de vegetación.

No todos estaban en tan mal estado, algunos habían parcheado el tejado con telas acuíferas que almacenaban el preciado líquido en un cubo que desbordaba el agua cerca del suelo, parecía una opción viable para salir del paso pensó Yun.

Notó un cambio mucho más característico: todos los transeúntes de aquella calle eran únicamente démicos y parecían lanzar miradas fulminantes al joven que trataba de ignorarlas. Si las miradas pudieran acuchillar, habría muerto unas mil veces aproximadamente.

― Pe-perdona Emi, ¿dónde estamos?

― Es el barrio démico situado en la zona central de la ciudadela. Normalmente ningún humano pisaría aquí pero como estás conmigo no creo que nada pase. Si quieres, podemos dar la vuelta y buscar una tienda humana si te sientes incómodo en-

― Continuemos.

Sus palabras fueron cortadas por una única sentencia y con una ligera sonrisa irónica Emi carraspeó.

― Ara ara, ¿eso que veo es valentía o es que quieres hacerte el fuerte delante de una dama?

― Bueno, solo pensé que tu padre pasaría por lo mismo caminando por la calle principal, así que experimentarlo una vez no será una mala experiencia.

Aunque Emi esperaba bromear con el asunto, aquella respuesta la cogió totalmente desprevenida y cabizbaja miró al suelo.

― Realmente eres un idiota, ¿verdad?

Yun extendió a más no poder una sonrisa y con una mano en el pecho exageró la respuesta.

― ¡El mayor del día!

Risas estallaron entre ambos y en pocos minutos llegaron a su primer destino. El exterior parecía mucho más pulido en apariencia que los demás edificios este estando absente de moho y suciedad. El tejado estaba algo desquebrajado pero parecía mantenerse firme mientras que el pequeño cartel de madera flotante tenía un símbolo de un hilo de coser y una bola de tela grabado.

Entraron por la puerta haciendo sonar una pequeña campana en el proceso que se situaba en la zona superior de la puerta y se accionaba al abrir ésta. El interior no era muy llamativo y Yun pudo distinguir casi todos los muebles en su mayoría con un vistazo rápido. Una mesa con cuatro sillas en el centro que reposaba sobre una alfombra que tenía unos grabados de cuadros entrelazándose, varios armarios de madera solo habiendo dos que tenían una puerta acristalada, las ventanas estaban cubiertas por una cortina gris cubierta de polvo y un mostrador.

― ¡Emi! ¡Cuánto tiempo! ¿Qué tal tu padre?

― Buenas tardes Raive, venía como mediador de un cliente esta vez. Mi padre está bien, gracias por preocuparse.

El hombre levantó la mano a Emi con alegría sin darse cuenta de la presencia de Yun, cuando esto sucedió su mirada se tornó fría como el hielo penetrando al joven con descaro.

― ¿Qué hace este bastardo aquí, Emi?

Yun iba a excusarse cuando Emi se adelantó a éste.

― Es un cliente de mi padre, está alojado con nosotros y hoy estoy haciendo de guía para mostrarle algunas tiendas donde pueda realizar ciertas compras.

La expresión de Raive se calmó poco a poco. Al ser bastante pequeño en estatura, sus arrugas se marcaban de manera exagerada y el pelo marrón canoso destacaba demasiado con sus ojos oscuros.

― Me alegra que hayas pensado en mi tienda, pero sabes lo que opino de este tipo de energúmenos.

― Por favor retráctese de esas palabras, él nos ayudó con algunos indeseables la otra noche. Si es su deseo, abandonaremos el lugar Raive, pero mi padre querría que por lo menos le diera una oportunidad.

― Ha.. Está bien, por esta vez cederé. ¿Qué es lo que estás buscando exactamente, humano?

Yun se mantuvo pensativo durante unos instantes y después chasqueó los dedos.

― Querría una chaqueta larga negra, una camisa del mismo estilo algo libre para tener movilidad y unos pantalones que se estrechen en la parte de abajo para no pisar el tejido.

― Hm hm... Parece que tienes muy claro lo que buscas. Está bien, te enseñaré algunos modelos y tú mismo elegirás. Si tienes los materiales, sólo te cobraré la fabricación mientras que si no los tienes, añadiré un extra por éstos, ¿conforme?

― Sí, totalmente.

Raive abrió una interfaz delante de Yun que parecía un sistema de fabricación de algún MMORPG clásico con la excepción de que podía ver la ropa equipada en él y cómo le quedaría. Los demás en un pequeño radio también podían verlo debido a la habilidad de Sastrería tan elevada del artesano.

Tras probarse un par de ropas que cumplían con su criterio, encontró una que le llamó la atención especialmente. Una pequeña chaqueta muy fina de color totalmente negro que se quedaba hasta un poco más abajo del ombligo y dejaba ver parte de la camisa que tenía por debajo, la camisa por su parte era un gris oscuro con trazos de lo que parecían símbolos que no conocía y que resaltaban si no mantenía la chaqueta abrochada.

El pantalón era algo más simple, tenía unas marcas en los laterales de las piernas y se estrechaban cerca de las rodillas. La parte inferior se mantenía algo más ancha para la movilidad  del usuario. Tras una sonrisa notable, el joven asintió con satisfacción hacia el artesano que le repitió el gesto.

― Bien, sería 1 de Plata y 12 de Cobre con materiales.

― "Duele. Pero no puedo seguir yendo con harapos... Debería tener más cuidado con mi dinero, no tengo demasiado como para ir gastándolo."

Yun abonó el pago por adelantado quedándose con un total de 2 de Plata y 24 de Cobre y cuando el artesano se cercioró de que era auténtico unas partículas salieron de sus manos mientras los materiales desaparecían a medida que los iba añadiendo al círculo mágico creado.

Al terminar el artesano le cedió cuatro pequeños paquetes e instantáneamente el joven recibió una notificación en su retina.

Chaqueta de cenizas macabras ×1 añadido al inventario」

Camisa de cenizas macabras ×1 añadido al inventario」

Perneras de cenizas macabras ×1 añadido al inventario」

Calzado de cenizas macabras ×1 añadido al inventario」

Yun alzó la voz al ver que había recibido un artículo de más y le preguntó al artesano.

― Regalo por cortesía de la casa como agradecimiento por haber ayudado a unos buenos amigos. Además, no me has regateado el precio así que no contaba con recibir realmente el pago sin pelear por él.

El joven aprendiz de Rey Demonio frunció el ceño mientras caía en el hecho de que jamás había regateado ningún precio, se sintió un completo imbécil por no haber deducido algo tan básico como el código del vendedor: siempre inicia tus ventas con un precio exagerado para que al regatear te acerques al precio original que deseas obtener.

Ignorando este pequeño detalle, observó en su inventario los objetos y los analizó.

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Chaqueta de cenizas macabras
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
POCO COMÚN
<Equipamiento ligero de tela>
"Creado a partir de las cenizas de una bestia maldita."

+3 defensa.
+1 agilidad.

Parte del set "Cenizas macabras"
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •


• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Camisa de cenizas macabras
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
POCO COMÚN
<Equipamiento ligero de tela>
"Creado a partir de las cenizas de una bestia maldita."

+2 defensa.
+1 agilidad.

Parte del set "Cenizas macabras"
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •


• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Perneras de cenizas macabras
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
POCO COMÚN
<Equipamiento ligero de tela>
"Creado a partir de las cenizas de una bestia maldita."

+1 defensa.
+1 agilidad.

Parte del set "Cenizas macabras"
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •


• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Calzado de cenizas macabras
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
POCO COMÚN
<Equipamiento ligero de tela>
"Creado a partir de las cenizas de una bestia maldita."

+1 defensa.
+1 agilidad.
+1 velocidad.

Parte del set "Cenizas macabras"
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •


― Disculpe, ¿hay algún sitio donde pueda equiparme esto?

― Sí, equípatelo aquí mismo.

― ¡¿Ha?!

― ¿Crees que tengo algún interés en ver tu ropa interior, idiota? Solo me giraré mientras haces tu cambio de ropas.

― *Sigh* Está bien, por favor giráos los dos hasta que yo os diga.

Y con esta oración, ambos se situaron cerca de la puerta y miraron el exterior desde la ventana dándole la espalda al joven que estaba desvistiéndose. Por un fugaz momento, Emi tuvo la curiosidad de girarse para ver el cuerpo de Yun por fines poco imprecisos que cubrían su rostro de un rojo intenso pero fue capaz de resistir iniciando una conversación con Raive.

Una vez Yun se equipó la ropa, algo salió en la retina de sus ojos nuevamente avisándole de un efecto positivo nuevo.

「Efecto positivo añadido: Protección de cenizas macabras」

Ya que no tenía el tiempo de investigar el efecto, ignoró la ventana emergente y alzó la voz diciendo que ya se podía ver el resultado final.

Ambos se giraron y abrieron los ojos como platos al ver al nuevo Yun que, si bien seguía siendo el mismo, las ropas nuevas le hacían parecer alguien con el que merecía la pena gastar segundos de tu vida hablando con él. Era la contradicción en su estado más puro de que el hábito no hace al monje.

Se despidieron de Raive y caminaron en la única dirección que aquél barrio démico permitía hasta dar con un pequeño puesto de comida situado en un pequeño borde del camino. Yun no reconoció ninguno de estos alimentos y teniendo en mente que varios de ellos quizás venían de otro continente quiso echar un vistazo rápido.

Emi se detuvo al ver que la persona a la que tenía que guiar se detuvo, la vendedora sonrió gratamente y miró al joven humano importándole nada que fuera de otra raza.

― ¿Quiere comprar una Diramea? ¡Las han traído hoy mismo!

Cuando la joven acompañante de Yun se acercó al puesto, la vendedora cogió la fruta que tenía la apariencia de una pequeña pera y se la entregó a ésta.

― Pruébela, estoy segura de que será del gusto de su novio.

― ¡¿N-n-n-n-novio?! N-

― ¿Por qué eres tan tímida? Seguro que te encantará, por eso estamos en una cita ¿no crees?

La vendedora cerró un poco los ojos y miró a Yun que chasqueó la lengua para probar su trueque.

― ¿Qué pide por cuatro?

― Cuatro por cada una.

― Sabe tan bien como yo que eso es muy caro. 12 por las cuatro.

― Su pareja se disgustará si no se lleva estas deliciosas Dirameas para un buen postre, ¿qué le parece 14 por las cuatro?

― Le doy 13 por las cuatro, ¿conforme?

La vendedora se quedó unos segundos pensativa y aceptó. Tras recibir el pago, entregó la bolsa de papel con las cuatro frutas maduras sin contar la que había entregado a Emi al joven y ambos se pusieron de nuevo en camino.

― ¡¿P-por qué afirmas cosas por tu cuenta?!

― ¿Haa? Lo siento, pensé que si creía que éramos una pareja me haría un descuento. ¡Realmente funcionó! Te daré la mitad como disculpa, ¿está bien?

― ¡P-p-pues claro que lo harás! ¡Hmph!

Y con este intento por parecer enfadada, dio el efecto contrario dejando un rostro ilegible entre vergüenza y enfado que a su criterio quedaba muy bien. Lejos de parecer un carácter tsundere, tenía un toque adorable que derretía el corazón de cualquiera.

Durante las siguientes horas, Yun y Emi visitaron los establecimientos de alquimia y herrería regentados por gente démica y el joven aprendiz pudo de una vez por todas deshacerse de los objetos que le ocupaban espacio en su inventario además del espacio de las babosas que le seguían muy de cerca.

Consiguió 2 monedas de Plata y 74 de Cobre vendiendo todo el Moco pegajoso al alquimista mientras que consiguió un beneficio de 1 moneda de Plata y 90 de Cobre por las ramas férreas. Aún necesitaba tasar los dos objetos y vender las flechas de madera así que su último trayecto sería una armería cerca de la plaza donde empezaron su trayecto originalmente.

― ¡Está siendo un día muy lucrativo! Finalmente me veo en buena posición económica.

Decía esto para sí mismo mientras Emi lo miraba eventualmente con una medio sonrisa cruzada en el rostro. Para ella que jamás había salido con nadie que no fuera su padre, aquella guía estaba siendo un pequeño regalo que atesoraría para siempre.

La armería, a diferencia de los demás establecimientos era mucho más lujoso y contaba con siete pisos de altura, cosa que impresionó desmesuradamente al joven acostumbrado a ver edificios de dos o tres como máximo. La entrada estaba abarrotada de gente y, tras abrirse paso entre empujones y disculpas, alcanzó la entrada.

Lujo era la palabra que más destacaría en aquél lugar: Ventanales de cristal finos que tenían dibujos en ellos grabados con algún tipo de técnica de soplado, un montón de mesas finas con decoraciones de un color marrón más oscuro que mantenían la presencia de la entrada limpia a pesar de haber una considerable cantidad de personas allí.

La entrada tenía una alfombra que recorría desde la entrada hasta las mesas donde, en una fila vertical la gente hacía cola para tasar sus objetos o vender otros muchos. Supuso que para comprar deberías moverte a otro de los pisos que tenían en aquél establecimiento.

Emi se acercó a Yun por miedo a tener algún tipo de incidente con aquella gente que, si bien eran humanos bastante normales, más de uno tenían pintas sospechosas y muchos otros eran indeseables.

Un cuarto de ciclo por fin le tocó el turno a Yun que agradeció a una deidad la paciencia prestada hasta el momento. Emi por su parte se aferró a la manga de su chaqueta y se pegó prácticamente a su brazo derecho.

― Buenas tardes y bienvenido a la herrería Solahander, ¿qué podemos hacer por usted?

― Buenas tardes, venía a vender algunas cosas y recibir una tasación de tantas otras.

― Bien, empecemos por la venta.

Yun le mostró las flechas de madera que contenía dentro la babosa azul que hacía lo imposible por evitar que la pisaran dentro del local. El hombre miró la flecha de mil maneras, después la alineó con su visión y la dejó encima de la mesa.

― Tres monedas por flecha, nuevas cuatro.

El joven aprendiz de Rey Demonio dejó las flechas encima de la mesa y después de contarlas, el hombre las repartió en tres grupos.

En el primer grupo estaban las flechas que no habían sido usadas, Yun pensó que lo más probable fuera que sus anteriores propietarios murieran durante la batalla o las perdieran en un combate y las babosas las adquirieran.

En el segundo grupo estaban las flechas que si bien no eran nuevas, podían ser usadas como flechas de segunda mano y que aún tenían utilidad.

En el tercer grupo estaban las flechas que no tenían utilidad debido al tiempo o factores externos como que la flecha estuviera torcida, rota o directamente no fuera apta para su uso.

De las 43 flechas. 14 eran totalmente nuevas, 19 eran de segunda mano y 10 eran completamente inútiles.

Recibió el pago por las flechas siendo éste 1 moneda de Plata y 18 de Cobre. Su balance actual de dinero se situaba en las 8 monedas de Plata y 6 de Cobre haciendo pensar a éste que solo el viaje había merecido totalmente la pena.

― Lo último es tasar dos objetos.

― ¿Qué objetos son?

Yun liberó los objetos ante el veterano hombre que lo miraba con detenimiento. Como si no fuera gran cosa, chasqueó la lengua y dijo con tranquilidad una cifra.

― 3 de Plata por el núcleo, la varita serán 12.

― Sin objeciones. ¿Para qué se usa el núcleo?

― Los núcleos son necesarios para los artesanos ya que muchas fabricaciones requieren este núcleo para añadirle efectos únicos a objetos.

― Disculpe pero ¿hay más tipos de núcleo?

― Sí, los hay inferiores, medios, superiores y únicos. Nosotros los compramos todos así que no dude en volver si tiene la suerte de encontrar más.

Cuando el pago fue recibido, Yun salió de allí con la felicidad impregnada en su sien mientras Emi se negaba a desprenderse de él como una pequeña niña a la que hay que vigilar.

― ¡Bien! Esto es otra cosa, aun que no sea rico tengo suficiente dinero para poder despreocuparme por unos días. Este margen me será de mucha uti-

El joven se percató de que aún caminando por la calle principal, Emi no soltó la manga de su brazo derecho y silenció sus palabras.

― ¿E-Emi?

― ¿Nn?

― Ya puedes soltarte...

― ¡H-ha! ¡Perdón!

Yun movió la mano de un lado a otro indicándole que no se preocupara y caminó en silencio durante su travesía hacia la posada. Debido a que habían tardado más de lo que esperaban, decidió no comprar el arma ni tampoco los libros que planeaba.

El sol empezaba a ocultarse y dejaba atrás un día despreocupado, uno de esos días que parecen ir a toda velocidad mientras tu consciencia se pierde en mil pensamientos y desea que jamás pasen. Cuando estaban a aproximadamente cien metros de la posada, Yun miró el cielo que teñía las luces de un naranja claro iluminando todo a su paso. Emi vio esto y se detuvo también.

― ¿Pasa algo?

― Me preguntaba...

― ¿Qué?

― Nada, delirios de un idiota.

Emi caminó hacia Yun y le puso una mano en la cabeza como si consolara a un niño pequeño. Aquél cálido tacto hizo que por primera vez desde que reencarnó, sintiera un calor que penetraba el más firme de sus sentidos.

― La verdad es que me lo he pasado muy bien. Es difícil de creer que haya sido tu guía, parecía más...

― ¿Una cita?

El silencio quedó en los alrededores. Las miradas transmitían palabras que no tenían eco y ambos sonrieron con un gesto cómplice. Emi apoyó su cabeza en el pecho de Yun y susurró algunas palabras incomprensibles.

― Por gente como tú, aún tengo esperanzas.

Yun no resistió el devolverle el gesto de acariciarle la cabeza.

― Por gente como tú, aún no me he vuelto loco.

― Somos un par de idiotas, ¿no es así?

― Los mayores del día.

Les costó unos minutos separarse e ignoraron por completo que aún estaban en la vía pública. El enrojecimiento de ambos era poco perceptible por los rayos débiles del sol que permitían engañar al otro aun que sólo fuera por unos instantes.

La sorpresa de ambos solo se intensificó al ver que la posada estaba llena de gente humana. Ambos fruncieron el ceño y corrieron en su dirección temiéndose lo peor.

Pero no.

Nada malo había pasado.

Gente riendo y comiendo, hablando de sus asuntos tanto triviales como personales. Leidan estaba en la puerta de la posada hablando animadamente con dos clientes humanos que parecían agradecerle por algo. Éste torció su vista viendo a la pareja y les saludó con la mano.

Emi miró la escena y toda valentía se perdió rompiendo a llorar por aquél pequeño milagro, fuera cual fuera el motivo, su negocio jamás había tenido más clientes de los que podía contar con una mano.

Yun tímidamente abrazó el cuerpo de la joven chica démica.

Y así permanecieron durante unos minutos hasta que la noche acarició a ambos tachonando el cielo de estrellas.


Si os gusta mi trabajo, compartidlo por favor, Facebook, Google+... Sea donde sea, me hacéis muy feliz :)
¡Este acto no tiene notas del autor, lo siento!


― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
« Acto XXIXVolúmenesActo XXXI »
― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
Vol 1. • Act XXX -30- •「Overgrowth Level」 Vol 1. • Act XXX -30- •「Overgrowth Level」 Reviewed by Irizu-san on 14:06 Rating: 5

13 comentarios

  1. Respuestas
    1. ¡Gracias! Por cierto qué tal tu gráfica?

      Eliminar
    2. Me reemplazaron el pc :) y ahora bueno, estoy de exámenes y puede que no suba muchos caps xD.

      Eliminar
  2. Gracias por el cap!!!

    Esta bastante bueno, además de ser de un largo considerable. Es por este tipo de capítulos que lentamente me empieza a hervir mi sangre. Tengo ya una pequeña idea sobre lo que podría suceder en los próximos capítulos, por lo que espero con ansias el próximo capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿Tan obvio es?! Ay dios Yun, ¡cambio de marchas!
      Los capítulos son diarios, en el día de mañana sale el siguiente

      ¡Gracias por la viista y el comentario!

      Eliminar
    2. Y gracias a ti por el capítulo n.n

      Tengo una premonición acerca del próximo capítulo. Veremos la verdadera habilidad del Doppenganger, ¿verdad? Hasta donde yo recuerdo (De los videojuegos) Luz Doppenganger no solo copian las apariencias de su objetivo...

      Como tema aparte, si necesitas información o recursos para seguir tu historia (En un momento traté de crear una WN de fantasía con temática de invocados a otro mundo, por lo que investigué todo lo que pude acerca de mitología, demonios, ángeles, criaturas míticas, dioses, armas legendarias, nombres en japonés, armas, etc.) Puedes pedirme ayuda y con gusto te daré mis recursos (los busque yo mismo por lo que puedo asegurar que al menos no te serán inútiles) Algunos están en PDF y otros son páginas web que descargue por completo.

      P.D: También busco información a pedido por si algo en específico n.n

      Eliminar
    3. ¡Buenas Yuuki!

      Si estás interesado en colaborar en la novela, no dudes en enviarme un correo electrónico. ¡Nunca viene de más tener ayuda extra para hacer el proceso más rápido para todos!

      Una cosa que normalmente no hago es utilizar información verídica y si lo hago, procuro que sea escasa. Un ejemplo sería utilizar el nombre de Cerbero porque todos conocen al Can cerbero, guardián de las puertas del inframundo. Un ejemplo de esto es el posicionamiento de los astros existiendo dos lunas y por ello la colocación de un sistema distinto de horas y días (es un caos y me disculpo por ello, todo parece mejor en mi cabeza).

      De lo que me has dicho, hay un par de cosas que sí me interesaría ya que si es cierto que la línea de la historia ya está creada (e incluso concluída en mis notas) ciertos puntos son difíciles de ligar entre sí porque requieren explayarse más por mi parte.

      Nada más que añadir, envíame si quieres un correo a overgrowthlevel@gmail.com y buscamos una forma de contactarnos de una forma más directa.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. tu estilo de prosa mejoro bastante en los últimos párrafos

    sigue hacia delante bro la novela esta bastante buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ricardo-domo! ¡Agradezco tus gentiles palabras! Realmente algún día haré una reescritura de los capítulos viejos para adaptarlos, mientras tanto me temo que no tengo tanto tiempo. ¡Disfrutala novela!

      Eliminar
  4. de hecho este capitulo es mejor que los anteriores, muy muy bueno, gracias por brindarme estos minutos de paz y alegría, de hecho me toco un poco el corazón.

    ResponderEliminar

¡Yahooo~☆! Agradezco mucho tu comentario~♡♡ Todos son leídos y contestados en menos de 1 día, Te-hee~☆ ♡♡

Post AD