Header AD

Vol 1. • Act XXXVIII -38- •「Overgrowth Level」






ACTO XXXVIII: ESCARLATA Y ARGENTA
<Acto número 38, volumen número 1>

Mientras que el día se tornaba naranja con el paso del atardecer, el joven se mantenía pensativo dándole vueltas a si realmente Emi iría con él. Su afirmación fue rotunda y no sabía si ella realmente convencería a su padre para dejarla ir a un sitio tan peligroso como es la mazmorra Giwa. Sin darle mucha más importancia dando a entender que su padre jamás permitiría que pisara un lugar así, Yun estiró sus dedos crujiéndolos en un sonoro "¡crack!". Quería aprovechar la poca tarde restante en obtener víveres y herramientas para evitar llevarse sorpresas una vez entrara a la mazmorra.

― "Haaa... Necesito un arma, algo de protección y no estaría de más algunos elixires. Al fin y al cabo, mi vida vale más que unas monedas de cobre."

Como si Klar hubiera podido invadir su privacidad y colarse en su mente, respondió con una voz que poco dejaría que envidiar al gran ojo que todo lo ve.

― {Maestro parece más pensativo de lo habitual, ¿tiene algo en mente que le preocupe?}

― ¡¿Waaaa?!

Y el joven aprendiz de Rey Demonio se sobresaltó de tal manera que cayó con fuerza en el suelo usando su trasero como punto de apoyo involuntario. Después de levantarse dolorido, acarició su nalga con unos sonidos de queja.

― ¡Deja de sobresaltarme así, maldita sea! ¡¿No sabes presentarte de una forma más normal?!

A pesar de gritar, Klar no estaba materializado por la habitación así que lo único que podía vérsele haciendo era hablarle a una habitación vacía. Cualquiera que hubiera entrado en aquél momento habría dudado de la cordura de aquél muchacho.

― {Klar lo siente, Maestro. ¿Preferiría que adoptara otro tipo de voz?}

― ¿Otro tipo de voz? Creo que no estaría mal si fuera más amigable aunque el problema no está en el tipo de voz.

― ¿Así está bien, Onii-chan?

Y como si quisiera burlarse de él, la voz era la de Emi con aquél distintivo que utilizaba cuando se transformó en una pequeña loli engatusándole para quedarse en la posada de su padre. Yun apretó los dientes y cerró el puño.

― Últimamente te ha dado por bromear mucho con tu Maestro, ¡¿es que estoy perdiendo el respeto de todo el mundo?!

― {¿Te teníamos algún respeto, trozo de Maestro?}

― ¡¿Tú también Cerbero?!

Y como si el momento hubiera sido perfecto, ambos se materializaron dándose una mirada cómplice.

― ¡Vosotros dos me molestáis de sobremanera! ¡¿Dónde está el respeto que le debéis a vuestro Maestro?! ¡¡Maldición!!

― {Maestro no debe enfadarse, pensamos que si le distraíamos quizás su ánimo mejoraría.}

― ¡Me da igual si queréis bromear, pero por favor no uses más esa voz! ¡¡Estoy empezando a tenerle miedo!!

Un intento de risa emanó de las mandíbulas esqueléticas de Klar y de la cabeza central de Cerbero. Yun aprovechó la ocasión para invocar a las dos babosas y así ver su estado actual, desde que las retiró tras haber realizado las ventas cuando tuvo la "visita guiada" con Emi no había vuelto a verlas. Cuando invocó a sus vínculos, aparecieron dos babosas más de las que debería.

― ...Oe.

― ¡Chiiiiiiik!

― ...¿Por qué hay cuatro ahora?

Las cuatro babosas saltaban de un lado a otro y seguían jugando a aquél entretenimiento de robarse masa corporal mediante los choques entre ellos. Después de un suspiro cansado, Yun se levantó con la intención de ir a comprar lo necesario antes de que se hiciera de noche. Necesitaría algunos libros, víveres que a pesar de poder ser proporcionados por la misma posada, quería asegurar por sí mismo por si algo sucediera con ellos. Aunque no guardara rencor, aún seguía una leve desconfianza en ellos que se hincó en su pequeño corazón.

― Me iré por unas horas, por favor no hagáis ruido mientras no estoy. Os dejo a cargo.

Tan rápido como abandonó la habitación, Cerbero y las babosas desaparecieron mientras que Klar permaneció materializado como si fuera parte de la decoración del lugar. Las criaturas vinculadas y las invocadas tenían un tipo distinto de función, eso significaba que no podían tener la misma libertad y tampoco la misma lealtad hacia su amo.

Las criaturas invocadas son un tipo de criaturas subyugadas mediante un contrato de sangre y se mantenían fieles a su invocador si éste cumplía su pacto. La traición era extremadamente sencilla de ver en este tipo de pactos y si su invocador moría, ellas absorbían el poder de su anterior invocador. Una criatura invocada podía usar la mayoría de su fuerza independientemente de su invocador, por lo que era muy común que brujos débiles hicieran pactos de sangre con criaturas de un poder mucho mayor para obtener su servidumbre. Claro está, había un límite de criaturas invocadas que podías tener bajo tu manejo y era influenciado por tu nivel actual y estadística mágica. Añadido a todo esto, si no tenías la clase de Brujo, la invocación saldría mal y el demonio consumiría el cuerpo de su invocador haciéndose con su voluntad.

Las criaturas vinculadas funcionan bajo otro tipo distinto de función, éstos son por su mayoría monstruos que se encuentran por el mundo y pueden ser hostiles o neutrales, en cualquiera de los casos el establecimiento del vínculo era algo así como un tipo de contrato de voluntades: el vínculo escogía si quería servir a su maestro. Normalmente un vínculo no permitía que un maestro débil los sometiese, así que en la mayoría de casos el vínculo no se formaba y terminaban atacándose entre ellos causando la muerte de uno de los dos puntos. Dado a que las vinculaciones son exclusivamente démicas, ningún humano había prestado mayor atención al potencial que tenía esta habilidad exclusiva de la clase Forestal. La ventaja que tenía respecto a la clase Brujo es que cuando un vínculo se establecía con éxito, ésta jamás traicionaría a su maestro y al perecer, la criatura sería libre.

Por un resumen, podríamos decir que la raza Demoníaca Bruja subyugaba demonios de otra dimensión mediante pactos de sangre mientras que la raza Démica Forestal mantenía vínculos voluntarios con sus bestias. Ambos tenían sus ventajas y desventajas, así que le tocaba al invocador (si era brujo) o maestro (si era forestal) tasar las probabilidades de éxito si no quería sufrir un destino fatal. Claro está, sus libertades eran como al noche y el día: un ser invocado podía materializarse y desaparecer a placer mientras su contrato no se cumpliera, en su contraposición una criatura vinculada no podía alejarse de su maestro y sólo podía aparecer en sus cercanías. Si ésta era muy poderosa, podía ser capaz de alargar el límite de distancia unos cientos de metros, pero no alcanzaría a tener una libertad completa.

Ahora bien, no todas las criaturas invocadas tenían las mismas ambiciones. Muchas de ellas sólo querían hacerse con el poder de su invocador antes de formar un pacto extremadamente difícil de cumplir en toda regla para buscar un fallo en su contrato de sangre y tener el motivo para asesinar a su invocador. También las había que le mostraban lealtad a su invocador hasta su último aliento siendo esto mucho más raro.

Yun salió de la posada como el viento y se escabuyó entre el bullicio de gente que quería cenar a pesar de no ser aún la hora, la popularidad adquirida había sido tal que ahora servían algunos tipos de comida entre horas. Muchas veces se preguntó cómo eran capaces de ganar tanta fama con sólo cuatro platillos de su mundo, no le daba más vueltas ya que el éxito fue gracias a la comida de su mundo original.

― "'Itadakimasu'."

Pensó de una forma cómica imitando los gestos de Toriko, aquella situación realmente le parecía bastante cliché y desapareció mientras veía a lo que parecían dos guardias disfrutando su comida.

Recorrió nuevamente el mismo camino que cruzó con Emi y arrastró su mirada por todas las tiendas. La fama de la posada había llevado a ciertos curiosos por los barrios démicos por lo que varios establecimientos se habían vuelto algo más populares como puntos de interés comercial. Ya fuera por un breve período de tiempo, algo de visitantes no le haría mal a aquél lugar apartado de los recuerdos de la ciudadela.

Zarena tenía ciertas normas sociales acerca de los sujetos de otras razas, así que mientras no fueran del mismo reino la mayoría eran mal vistos sin motivo aparente. Algo parecido funcionaba en los demás reinos como Sithil o Balsenia, sólo que en Sithil con mucha menos frecuencia mientras que Balsenia utilizaba un vocabulario más fuerte para referirse a los humanos. Todo esto no era más que una patraña para iniciar guerras sin sentido pensaba Yun debido a que no conocía la totalidad de la historia de los reinos y mucho menos los conflictos diplomáticos que abastecían éstos.

Casi sin darse cuenta, llegó a una librería y aprovechó a comprar ciertos libros de información. Una de las cosas que le sorprendió de sobremanera cuando llegó a aquél lugar era que la gente podía entender su carta de estado y viceversa, pero pronto se percató de que los libros no iban en la misma dirección. Muchos carácteres extraños adornaban las portadas y por dentro empeoraba de sobremanera: no eran kanjis ni mucho menos, eran símbolos que se asimilaban a la escritura arábica con ciertos toques occidentales. Realmente frunció el ceño y pensó que igual la comprensión de su habilidad se basaba únicamente en la comprensión lingüística.

― "Ahora que lo pienso, tampoco he oído hablar a nadie en otra lengua. Si esto es otro mundo, ¿no deberían existir otras lenguas además de la humana?"

Dejó de divagar sobre el asunto y se acercó al dependiente haciéndole una serie de peticiones.

― Disculpe, ¿podría darme una serie de libros?

― ¡Bienvenido, cliente! ¿En qué puedo ayudarle?

Su aspecto le recordaba indudablemente al de un elfo igual que Emi, pero su color de piel oscilaba un tanto al azul pálido y sus orejas puntiagudas resaltaban mucho más pareciendo un equipo de antenas que utilizan los televisores antiguos.

― S-sí, querría ver si tiene libros relacionados con la historia de Myriad.

― Claro que sí, ¿en qué idioma lo desea?

― ¿C-cómo dice?

― Dije que en qué idioma lo desea: en Humano, Démico o Demoníaco.

A diferencia de su mundo de orígen, aquí las lenguas se agrupaban por continentes habiendo tres grandes lenguas: Humana, Demémica y Demoníaca. Dio por sentado que la que él estaba utilizando era la Humana, así que pidió los libros en ese tipo de lenguaje. Cuando el hombre buscó por un repiso superior de la estantería que estaba en un segundo pasillo, encontró un libro polvoriento que entregó a Yun.

...Tampoco era capaz de leerlo. Maldijo para sus adentros mientras pedía el mismo libro en las otras lenguas. El dependiente obedientemente entregó el mismo libro en las otras lenguas. Muy para su disgusto, ninguno de los libros que le entregó le servían de nada.

― ¿Los desea en una lengua universal tal vez?

― ¿Cómo dice?

― Es bastante frecuente que la gente no sea capaz de leer en su propia lengua, es por eso que hay libros universales.

― Disculpe mi ignorancia pero, ¿qué es un libro universal?

― Es un libro que está impregnado mediante un tipo de tinta hechizada. Las letras se malforman y se recomponen en formas que el usuario es capaz de entender, si éste no tiene ningún tipo de conocimiento en lectura, podrá entender el libro sin haber leído jamás debido a que las letras se formarán en su mente formando imágenes.

― ¡Ohhhh! ¡Eso es extremadamente útil!

Muchos gremios utilizan en sus escrituras este tipo de tinta debido a que sería mucho más costoso para ellos el tener un dependiente para cada raza distinta. Por muy global que sea la lengua Humana, un Enano la escribirá con sus propios dialectos haciéndola ligeramente ilegible para los demás. El mismo concepto se desplazaba a los demás reinos así que se había extendido el uso de este tipo de herramientas como un requisito imprescindible en los gremios más famosos.

Yun sacó dos cosas de todo esto: que el analfabetismo era muy común en aquél mundo y que si su profesor de lengua hubiera utilizado esa tinta, no habría sudado tanto con sus exámenes.

Cuando el dependiente le cedió el libro en una lengua universal, automáticamente los caracteres se alinearon formando símbolos que él podía comprender y pudo leer claramente el título del libro titulado "Leyendas y Mitos (Parte 1)". Sin perder más el tiempo, pidió algunos libros más sobre las clases del mundo, información sobre los gremios y también algunas novelas de drama. También quería algo de entretenimiento ya que sus noches se habían vuelto aburridas por la ausencia de material adulto.

El dependiente le entregó varios libros como "Profesiones y clases: El manual del saber", "Guía del buen aventurero", "Myriad continental" y "Romances prohibidos". A pesar de haber preguntado si el libro de "Leyendas y Mitos" tenía algún tomo más, el hombre le dijo que el segundo tomo hacía mucho tiempo que se había extraviado, pero que lo pediría si lo necesitara. Yun pagó diligentemente 1 moneda de plata y 13 de bronce por los libros y se dispuso hacia una herrería. No quería comprar armas de segunda mano ya que si su primera línea de ataque fallaba, su vida es la que estaría en riesgo.

Oteó el terreno en busca de una tienda que llamara su atención pero no consiguió nada útil. Cuando iba a darse por vencido, encontró un pequeño edificio que escaba oculto dentro de un callejón casi imperceptible a mano derecha, cuando vio que era una herrería entró cansado de buscar. Al principio Yun dudó si encontraría a alguien ya que el edificio parecía más destrozado que el resto, pero al llamar a la puerta dando un par de golpes alguien le habló desde dentro con énfasis.

― ¡Adelante, adelante!

― ...Con permiso.

Un hombre de una raza que no era capaz de identificar se presentó ante él. Su aspecto físico era extraño mirara como lo mirara: Obesidad casi mórbida, piel totalmente rojiza con unas pequeñas garras al final de sus manos. No podía ver cómo era de cintura para abajo debido a que el mostrador tapaba esa visión y, en parte, Yun lo agradeció.

― ¡Buenassss tardesss! ¿En qué puedo ayudarle?

― Buenas tardes, querría un arma.

― ...Sssseñor, debería  sssser algo másss exacto.

― Haa, disculpe. Querría algo así como una espada.

― ...De nuevo, ssssu imprecissssión no me permite trabajar.

― Haaaa... Bueno, ¿qué tiene que pueda ser ligero y a la vez robusto? Agradecería que fuera un arma de una mano. Si no es posible, me conformaré con algo parecido a una Katana.

― Disssscúlpeme pero ignoro qué essss una Kuartana.

― No, es Katana.

― ¿Kaltana?

― Ka-ta-na.

― ¿Ka-na-ta?

― Déjelo, es parecido a un estoque. Pensándolo mejor, deme cualquier arma resistente de una mano.

― ¿Quizássss el cliente essssté interessssado en dossss dagassss?

― Podría servir, ¿tiene dagas resistentes?

― Ssssí, claro que ssssí. Lassss fabrico por encargo.

― ¿Cuánto tardaría?

― Quién ssssabe, depende de lossss materialessss que utilice.

― Le pagaré un pequeño suplemento si es capaz de terminarlo hoy mismo.

― ¡Me pide algo impossssible!

― Debo partir mañana por la mañana, ¡no puedo ir con una espada de madera enmohecida!

― Hmmm... Esssstá bien, esssscoja ssssu arma y me pondré a ello ahora.

Una interfaz parecida a la que contempló cuando el otro comerciante le hizo el set de cenizas apareció ante él. Varias armas parecían buenas pero no le llamaban la atenció, como si hubiera visto algo de su interés preguntó acerca de un conjunto de armas llamadas "Escarlata y argenta".

― Ssssabia obsssservación. Durante un tiempo esssstassss armassss decoraron lassss paredessss de lossss mássss prestigiossssossss reyessss. Sssse dice que evolucionan con ssssu portador pero aún no sssse ha dado el casssso de que funcionen. Cuando sssse fabrican y sssse dan al portador, ésssstassss dejan de funcionar y sssse vuelven simples cuchillossss ssssin habilidad.

― Bueno, yo no soy como los demás. ¿Cuánto cuestan?

― Dado a que ssssu fabricación essss un dessssperdicio, le cobraré muy poco ya que me ayudará a ssssubir mi nivel de herrero.

― Diga la cantidad.

― ¿1 moneda de plata le parece bien?

― Tss, dijiste que era un desperdicio, ¿no es eso demasiado dinero?

― Francamente essss un precio digno para armassss con ssssemejante hisssstoria.

― ¡La historia no te salva el pellejo!

― 75 de Bronce.

― 50.

― ¡Me arruinará ssssi ssssigue asssí! 70 y no bajaré nada mássss.

― 68.

― ¡...! ...De acuerdo, realmente ssssabe cómo negociar.

Y con esto fijado, el herrero se desplazó fuera del mostrador dejando ver su mitad inferior del cuerpo: era totalmente una serpiente en su parte inferior. Como si si ya no se sorprendiera, el dependiente le aclaró las dudas.

― Pertenezco a la raza demoníaca, exactamente ssssoy una raza reptiliana, mássss concretamente una lamia.

― Ya veo.

Comprendió el seseo tan exagerado que tenía casi como si hubiera sido algo tan básico como el respirar de los seres vivos.

― ¿Le ssssupone un problema mi raza, sssseñor?

― Para nada, simplemente no lo había visto nunca.

― ¿Assssí que no va a ssssalir corriendo de mi esssstablecimiento? Essss de agradecer que haya gente humilde en esssstossss tiempossss.

Mientras hablaban, una forja que había escondida detrás de una puerta parecida a un armario, cuando el dependiente tocó la forja, una interfaz enorme apareció ocupando una buena porción del espacio disponible que había delante del hombre. Con algunas palabras que no entendía, seleccionó una serie de opciones y la forja empezó a funcionar. Mientras se arrastraba hacia el mostrador donde Yun ya había facilitado el dinero, contó la cantidad y la metió dentro de lo que parecía una caja registradora bastante extraña.

― Ahora le daré ssssussss armassss.

― ¿No tarda normalmente un tiempo en hacerse?

― Ssssi utiliza ciertossss componentessss puede reducir el tiempo, pero sssson muy cosssstosossss. De todassss formassss, con essssto ssssubiré mi nivel de herrero asssí que sssserá un sssservicio esssspecial.

― Agradecido con el servicio, señor...

― Bassssil, llámeme Bassssil.

― Haaa encantado, yo soy Y...

Por un momento dudó si decir su verdadero nombre. Hasta ahora nada había sucedido, pero por ejemplo cuando le vendieron le añadieron un nombre falso que Yukia aún seguía utilizando por algún motivo. ¿Debería presentarse ante él como Nozomu y evitar problemas en un futuro? La idea de usar un nombre falso temporalmente cruzó su mente con una lógica aplastante hasta volverse una realidad.

― ...Nozomu. Un placer.

Y con un sonido, la forja dejó de funcionar a medida que un pequeño brillo indicaba el final de la acción. Cuando Basil puso una mano en la forja, ésta le cedió las dos dagas.

Si una palabra hubiera definido a sus nuevas armas, habría sido sin duda preciosas. Una de ellas era una daga curvada de color negro mientras que su empuñadura era totalmente carmesí, tres gemas la adornaban a lo largo de la empuñadura que brillaban al contacto con la mano. Aquella daga era "Escarlata". La otra era del mismo tamaño pero su hoja curvada estaba a la inversa como si fueran dos colmillos de una misma mandíbula, utilizaban el mismo tipo de empuñadura con las mismas gemas sólo que a diferencia de su hermana gemela, los colores carmesí se tornaban violetas. Aquella daga era "Argenta".

Cuando Yun las cogió, no pudo evitar sonreír por tanta belleza y las inspeccionó con su habilidad pero, por algún motivo, ésta no desplegó información sobre "Escarlata" ni "Argenta". Lo dejó pasar mientras agradecía a Basil y salía del lugar.

― ¡Vuelva ssssi necesssita mássss armassss!

― ¡Lo haré!

Dijo ya fuera del local. Después de pasar por un local de comestibles, compró algunos suministros y víveres antes de recorrer el camino hacia la posada. Estaba listo para lo que se avecinara ahora más que nunca y una sensación de impaciencia recorrió su estómago haciéndose fuerte en él. Después de cenar y pagar por su comida, se dirigió diligentemente a su habitación dejando todo lo que había comprado aquél día.

― Bueno, leeré un poco antes de dormir y...

Sin poder terminar la frase, alguien llamó a su habitación. Como si ya hubiera vivido aquella experiencia antes, la voz que venía de detrás de la puerta era inconfundiblemente la voz de Emi.



Capítulo que debía haber salido el Sábado día 25. ¡Algo más largo que los demás!
Si os gusta mi trabajo, compartidlo por favor, Facebook, Google+... Sea donde sea, me hacéis muy feliz :)
¡Nos vemos en Myriad!


― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
« Acto XXXVII • VolúmenesActo XXXIX »
― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
Vol 1. • Act XXXVIII -38- •「Overgrowth Level」 Vol 1. • Act XXXVIII -38- •「Overgrowth Level」 Reviewed by Irizu-san on 15:09 Rating: 5

4 comentarios

¡Yahooo~☆! Agradezco mucho tu comentario~♡♡ Todos son leídos y contestados en menos de 1 día, Te-hee~☆ ♡♡

Post AD