Header AD

Vol 1. • Act XIX -19- •「Overgrowth Level」





― {¿Desea maestro que corrompa sus almas y vuelva espíritus vengativos al servicio de su señor y maestro?}

― "¡¿Pero tú me escuchas alguna vez?!"

― {Maestro ha dicho que querer que yo levante seres.}

― "¡¡Me refiero a que si eres capaz de hacerles recuperar la consciencia!!"

Klar negó mientras le miraba fijamente como si esperara una contestación más clara y concisa de la que le había proporcionado Yun. Éste suspiró mirando al horizonte, donde las antorchas se iban iluminando en cadena como parte del sistema de alarma de la muralla defensiva. Cuando se encendía una, cada pocos metros la siguiente antorcha situada en las almenas de la muralla se encendía como si fuera una traca de petardos para iniciar una reacción en cadena.

En pocos minutos, la gran mayoría de la zona podía verse iluminada por la tenue fuerza de los fuegos que iban avisando a los demás con su presencia.

― "No tenemos tiempo que perder. Necesito interrogar a este hombre, pero aquí no podemos. Vendrán en cualquier momento... ¡Me encantaría decirles que ha sido un accidente! Pero contigo es imposible, ¿no puedes simplemente desaparecer?"

― {Maestro invoca con deseo en mente, cuando deseo se cumpla Klar desaparece.}

― "Magnífico, mi deseo es que te esfumes ahora."

― {Su deseo fue el de defenderse, yo no cumplí deseo. Aún sigue en peligro.}

― "¡¿Por culpa de quién estoy en peligro?!"

Klar asintió levemente mientras su esencia se difuminaba poco a poco por una débil luz ámbar.

― {Por el momento desapareceré como maestro pide, si me necesita sólo invóqueme de nuevo usando mi nombre. Pero recuerde quién es.}

― "El idiota más grande del día."

Finalizó con una sonrisa mientras miraba a su alrededor. Con ese alboroto causado lo difícil sería convencer a todo el mundo de que fue un accidente y los guardias que ahora dormían apaciblemente le acusarían de traición. Todo era tan molesto que hacía estremecer el cerebro de Yun de mil maneras distintas.

― Haa... Diablos, primero avisaré a esa pequeña bruja sobre el accidente del bosque, después veré si consigo aclarar todo esto.

El joven aprendiz corrió hacia la primera muralla ignorando que la segunda muralla estaba acorazándose con hechizos de protección, barreras y magos primigenios defendiendo las almenas junto a los arqueros.

― "Tss... Si me entrego posiblemente lo último que hagan sea llevarme ante esa bruja. Lo lógico en esta situación sería decir todo lo que ha sucedido, pero si esa princesa plana no ha revelado mi existencia como Rey Demonio, posiblemente vean como imposible que haya organizado semejante espectáculo solo por mis estadísticas. En un caso muy extremo, podrían revelar mi carta de estado... No me queda otra, espero que me perdonéis amables centinelas."

Yun esprintó con tosas sus fuerzas mientras una pequeña patrulla salía de la segunda muralla fortificada y se expandía desde los portones hacia los campos de los agricultores ignorando por completo el respeto hacia sus cultivos y pisándolos sin piedad.

El joven aprendiz de Rey Demonio alzó la mano a unos cuantos metros de sus objetivos y susurró para sí mismo.

― Utilizar hechizo: Ilusión.

Una copia idéntica salió de la palma de su mano y se quedó totalmente quieta en una postura bastante irregular: La ilusión estaba de pie, con los brazos cruzados y mirando con una sonrisa tranquila el horizonte.

― Utilizar hechizo: Invocación, Klar.

El humo ámbar apareció a su lado y se arrodilló ante él.

― {Yo pensé que maestro no me invocaría por un tiempo, mi sorpresa al ver que no han pasado dos minutos. Aprecio que piense en mí como un valioso aliado.}

― "Eh... sí, necesito que protejas esta ilusión con todo lo que tengas. Arma escándalo para llamar la atención. Necesito que abras el portón... Supongo que la mejor forma sería embelesando a uno de los centinelas per..."

Y sin más que decir, el portón explotó mientras Klar extendía la palma de su mano cerrando el libro que tenía en la otra.

― {Puerta abierta, maestro.}

― "¡¡Bestia!! ¡¡¡Animal!!!" - gritó mientras daba unos pasos atrás.

La explosión causó que los centinelas, los guardias reales y magos vieron boquiabiertos cómo sus muros habían sido destrozados y las fortificaciones habían sido deshechizadas sin ningún tipo de problema. Trataron de buscar sin éxito el origen de la explosión con la mirada.

Debido a que las luces que iluminaban las murallas eran muy débiles, la zona central que había entre ambas murallas era bastante buena para ocultarse ya que el camino de tierra no tenía iluminación propia.

― "Bien, necesito que armes escándalo para llamar la atención de todos los posibles. Cuando te lo diga lanza hechizos al aire. ¡No dañes a nadie!"

Yun aclaró esta última frase haciendo hincapié en la palabra "nadie". Klar asintió mientras la presencia del joven Rey Demonio se desvanecía por su habilidad de Sigilo.

「Efecto positivo añadido: Invisibilidad」

― "Ahora, llama la atención lo máximo que puedas. No dejes que te dañen ni a ti ni a la ilusión."

Tan rápido como dijo esto, Yun corrió a través de los campos agrícolas. Cuando se giró, pudo ver cómo una cabeza de dragón completamente hecha de fuego rugía en el cielo amenazante. Su tamaño sería aproximadamente el de veinte metros y sus ojos parecían ser capaces de penetrar tu mente e invadir tus sentidos. Por unos segundos, Yun sintió un terror indescriptible.

「Efecto negativo añadido: Pavor」

― ...

「Efecto negativo removido: Pavor」

Cogió aire y siguió corriendo con el efecto de invisibilidad activo. Parece que aquél truco fue muy efectivo, ya que todos los centinelas que custodiaban el ya destrozado portón fueron hacia el camino de tierra buscando el origen de aquél hechizo.

Yun se coló por el portón entrando en la ciudad, aquella zona la conocía bien: era el distrito comercial en el que una vez fue vendido.

• • •

Dentro del palacio, el pánico campaba a sus anchas recibiendo noticias de una traición dentro de la corte. El esclavo Yun ahora era categorizado como una amenaza de clase S haciendo que el propio pueblo desconfiara de la palabra de su ama, Yukia.

Yukia caminaba de un lado al otro del trono mientras su padre hablaba con algunos nobles que venían a ofrecer ayuda. El consejero real oía las ofertas para trazar un plan de ataque mientras el Rey tomaba las decisiones más importantes sobre el mismo.

Aun que se podría pensar que los nobles lo hacían por proteger sus cuellos, la realidad era que querían favorecer a su actual Rey para poder tomar eso como una ventaja. Una ayuda tan importante en un tiempo así podría fácilmente convertirse en un favor de por vida que haría sus vidas más amenas y llevaderas.

De repente, por la puerta apareció un hombre de baja estatura, con una barba muy marcada de color marrón que le llegaba hasta la cintura y con una musculatura muy marcada. Aquella gran nariz que parecía ocuparle un porcentaje demasiado alto de la cara demostraba a su vez la raza a la cuál pertenecía. Era un representante del reino enano que vivía en el palacio para tratar ciertos asuntos que incumbían a la paz de todas las razas de carácter humano.

― ¡Vuestra hija es un peligro! ¡¿No veis lo que está pasando?!

― Mi hija no se imaginó que nada de esto pasaría. Además, el esclavo estaba sometido por un hechizo de esclavitud, es imposible que se haya liberado de él...

― Entonces decidle que le ordene el detenerse, ¡hemos perdido los portones este de la primera y segunda muralla! ¡¿Sabéis lo fácil que es acceder ahora mismo al primer distrito?!

― Envié a magos primigenios y a mis caballeros reales de más confianza hacia allí, deberían ser capaces de contener este "problema" sin mayor dificultad.

Un mago con una túnica similar a la de un fraile cerró los ojos mientras un rayo de luz muy débil pasaba por su cabeza. Cuando los abrió, empezó a hablar.

― Disculpad que os interrumpa señor enano Gram y excelentísimo Rey, pero nos informan de que se ha confirmado la existencia de un ser de raza desconocida al lado del esclavo anteriormente propiedad de su alteza.

― ¡Así que al final sí teníamos razón! ¡Su hija es un peligro para el trono! No dude que haré conocer esto a los demás reinos.

― ...Po.. por favor espere, podemos contener este problema.

A pesar de ser el Rey, su voz se notaba aterrorizada mientras Gram amenazaba con contar con todo lujo de detalles el incidente que se había ocasionado a raíz de un error. Yukia no ignoró estas palabras y habló en voz alta con un tono de prepotencia típico en ella.

― Representante del reino humano Gram, hasta donde yo sé, mi padre sigue siendo el Rey y usted un mero representante de su raza. Agradecería que conociera su posición y dejara de hablar con semejante fluidez a su Rey.

Gram cerró los dientes y miró con algo de rabia a Yukia, en el fondo de su corazón deseaba darle una lección de humildad.

Y así, de golpe, las puertas del palacio se abrió dejando ver al final del pasillo a Yun abriéndolas de par en par.

• • •

― Maldita sea, los guardias son igual de molestos aquí que en la muralla...

Los magos de la corte apuntaron lo que parecían ser báculos hacia él y los caballeros desenfundaron sus espadas. Los dos caballeros que estaban custodiando las puertas de palacio por fuera habían sido noqueados y puestos a dormir.

― ¡¡Es él!! ¡Atacad!

Con esa orden, Gram señaló al joven que permanecía con las manos levantadas negando en el aire.

― ¡¡Esperad un momento!!

― No ataquéis.

Esta orden fue dada por Yukia la cuál se acercaba poco a poco a Yun acompañada de un guardia real a cada lado.

Yun suspiró mientras bajaba los brazos. Cuando Yukia estaba pocos centímetros de él, le asestó un buen golpe en la cabeza con toda su rabia.

― ¡¡¡IMBÉCIL!!! ¡¿Qué te crees que estás haciendo?!

El silencio reinó momentáneamente, el joven aprendiz de Rey Demonio se tocó la cabeza con una sensación dolorida.

― ¡Fue un accidente! Pero como que no hay forma de explicárselo a esa gente, así que tuve que entrar a hurtadillas. Oh, ¡lo siento por eso! Pero más importante todavía, he venido porque tengo que entregarte un mensaje que a mi parecer es más importante.

Yukia alzó una ceja mientras se tocaba la mano con la que había golpeado a Yun.

― ¿Mensaje de quién?

― De Sera. Está en el Bosque esplendor. Han sufrido varias bajas por un ataque de animales salvajes, ayudé en lo que pude pero me pidieron que te enviara el mensaje de que necesitan hablar contigo. Supongo que el resto es información que ellos mismos querrán contarte.

Los ojos de Yukia se entornaron y abrieron lo máximo que podían ante aquél mensaje. Unos segundos después, se mordió el labio inferior con fuerza y habló en voz alta.

― Preparad mi carruaje. Tú te vienes conmigo.





― Notas del autor ― 
Hola! Te-hee~☆ ♡♡ Mucho más eficaz explotar un portón que usar un cebo para que la abran, ¡así yo me hago cerrajero también!
¡Nos vemos en Myriad!




― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
« Acto XVIIIVolúmenesActo XX »
― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
Vol 1. • Act XIX -19- •「Overgrowth Level」 Vol 1. • Act XIX -19- •「Overgrowth Level」 Reviewed by Irizu-san on 13:45 Rating: 5

6 comentarios

  1. Muy entretenido el capítulo, me está gustando mucho como se desarrolla esta historia, sigue mejorando! Gracias

    ResponderEliminar
  2. Me encantó, quiero más!!
    Gracias por el cap

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por la visita! Estoy intentando alargarlos más para poder hacer el arco sin tener tanta dificultad y empezar con la trama principal, disculpa que a veces se acorten..!

      Eliminar
  3. jajaja una pena que no pueda atacar a los soldados Klar
    Gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Klar tiene una mentalidad muy plana si se me permite escribir xD

      Eliminar

¡Yahooo~☆! Agradezco mucho tu comentario~♡♡ Todos son leídos y contestados en menos de 1 día, Te-hee~☆ ♡♡

Post AD